BREVE BALANCE DE LA GESTIÓN DEL PRESIDENTE RAFAEL CORREA EN ECUADOR

CINCO AÑOS DEL GOBIERNO DE ALIANZA PAÍS


El presidente Rafael Correa y su vicepresidente Lenin Moreno durante
la presentación del informe de gestión de sus cinco
años de gobierno en la Asamblea Nacional del Ecuador.

 

POR JOSÉ R. LLANOS

Hoy cuando la crisis económica azota a Europa y el FMI, el Banco Central Europeo, BCE, imponen a los gobiernos de ese continente medidas que arrasan las conquistas sociales obtenidas por los trabajadores en combativas luchas de la segunda posguerra, los gobiernos progresistas de Venezuela, Uruguay, Bolivia, Argentina, Nicaragua y Ecuador señalan la senda que deben seguir los pueblos de nuestro continente para evitar la tragedia que viven los trabajadores del viejo mundo. Precisamente la rendición de cuenta de Rafael Correa ante la Asamblea Nacional llevada a cabo el 10 de agosto, con los éxitos mostrados, comprueba que ese es el camino que garantiza el inicio de la reivindicación social.

El presidente Rafael Correa es un mandatario que tiene una sólida formación en teoría económica. Además ha elaborado un diagnóstico correcto de la compleja realidad de su país. El presidente tiene identificados los males sociales que producen el neoliberalismo y la alta concentración de la riqueza y el poder. Es consciente de la exclusión social que en más de quinientos años han sufrido los aborígenes y la discriminación y la depauperización de los afrodescendientes. Enfrentado a esta situación decidió elaborar y aplicar una política que convirtiera el "estado burgués en un estado popular con decidida opción por los pobres".

LAS OBRAS

Hasta la CEPAL, en la voz de su secretaria general Alicia Bárcena, exalta el incremento en la inversión social en un 11% el año pasado. Los resultados de esa inversión que suma 26.427 millones de dólares en los cinco años del Gobierno de Alianza País, mucho más que lo invertido en política social por los tres gobiernos anteriores al del presidente Rafael Correa. Entre 2006 y el 2012 el índice de pobreza entre los indígenas se redujo un 9%, ya que pasó del 36,8 en el 2006 al 27,7 en el 2012. Ese mismo índice entre los afroecuatorianos disminuyó 10 por ciento porque en el 2006 representaba el 23 por ciento y en junio del 2012 llega apenas al 13,1 por ciento. La extrema pobreza o la indigencia, como la denominamos en Colombia, descendió en Ecuador del 16,5 al 9,4 por ciento. Sin tanta parafernalia mediática, como acostumbra el presidente Juan Manuel Santos, en la ejecución del llamado Plan de Tierras, en realidad el Gobierno de la Revolución democrática pacífica, ha ejecutado una reforma agraria en las comunidades quechuas a las cuales entregaron las escrituras de 5.841.286 hectáreas de tierras. El objetivo último de este Plan de Tierras es crear un modelo de desarrollo rural, fundamentado en la economía social solidaria que haga realidad la seguridad alimentaria y abra paso al llamado buen vivir.

También han recibido tierras por parte del Estado, los pequeños y medianos productores sin tierras o tierras insuficientes para garantizar unos ingresos que permitan una vida digna ala familia. Los beneficiados deben afiliarse a una organización agropecuaria de primer grado. Las mujeres cabeza de familia que residen y trabajan en el agro y las familias jóvenes que tengan entre 18 y 29 años reciben tierras y asistencia técnicas y asesoría financiera para que hagan uso óptimo de esos recursos.

Para hacer una correcta lectura de las estadísticas sobre la educación durante el Gobierno de Rafael Correa, es fundamental tener en cuenta que Ecuador apenas tiene 15 millones doscientos mil habitantes en la actualidad, eso significa un poco más de una tercera parte de la población de Colombia.

Durante los cinco años de Gobierno de Alianza País, se han invertido 3732 millones de dólares, los cuales han permitido entregar textos escolares gratuitos a 2.687.735 estudiantes; donarles 931.488 uniformes; proporcionarles desayunos y almuerzos gratuitos a 1.401.068. Se han reconstruido y ampliado 3920 escuelas; se están construyendo 10 instituciones escolares nuevas. Se están edificando tres universidades, entre las cuales la llamada Ciudad del
Conocimiento, la más ambiciosa institución superior; la que será dotada con los laboratorios y equipos de última generación. Y para finalizar este informe una cifra impresionante: se están seleccionando 800 jóvenes para enviarlos al exterior a obtener sus doctorados.

Estos son apenas los datos que la dictadura del espacio permite compartir con los lectores, para que vean lo que se puede lograr cuando se construye una política para humanizar al ciudadano y no para someterlo a los vaivenes del mercado.

Semanario Voz, Bogotá, 15 de agosto de 2012.